Asturias
I - DE GEOGRAFÍA

Subiendo desde Onís a la Rebollada por pintorescos sitios, comienza la carretera a bajar en la entrada del tan accidentado concejo de Cabrales; esto es, país de cabras y robecos, pues parece que solamente estos ágiles animales suben y bajan sin peligro por aquellas agrestes y vertiginosas veredas, casi talladas en las altas peñas, desde donde no puede mirarse sin vértigo los profundos barrancos por donde corren y braman en cascadas y rabiones los ríos que descienden de aquellas alturas, casi siempre nevadas.

En contadas regiones como en Cabrales se mostró la naturaleza en bellos e indescriptibles accidentes para deleite del alma asomada en los ojos, así como en las entrañas de aquella tierra se atesoran riquezas para encender la sed del interés nunca colmado.

Cabrales esta en el extreme oriental de Asturias, entre ásperas y encumbradas montañas, como las de Cuera, que la separa de Llanes por el norte; al este con el Valle Alto de Peñamellera, todavía en nuestra provincia, y tierra de Potes, de la de Santander, estando por medio otras alturas y puertos como Era y Escarandi; al Sur tiene el corazón o centre de los famosos Picos de Europa; y al oeste los puertos del concejo de Onís.



El marco o círculo de montañas enumeradas se subdividen y ramifican en otras muchas, que cortan y reparten a Cabrales en diferentes direcciones, formando muchos apretados valles. De norte a sur están los puertos de Amuesa (1.425 metros sobre el nivel del mar) y Peña Main (1.607) y de Ostón y de Ondón; casi en el centro el Lloroso, Canaluegra y Caoro; la sierra de Dubres, Muniama y Tourobre, tocando con la primera la de Berodia; y en el lado opuesto —tomando por línea divisoria la carretera de Cangas de Onís a Palencia—, las alturas de Salce, la cruz de Errados, las lomas de Asiego, Pico-Pillares y Arangas, quedando por enumerar otras montañas.

Discurren por entre ellas diferentes arroyos y riachuelo, que son después ríos importantes, como el "Casaño", que nace en la fuente de su nombre del cantón de Onís, faldea a Berodia por bajo las Estazadas, en cuyos sitios crece con el "0scuro" y el Berodia, baña tierras de Asiego y sigue por Carreña, donde baja el "Rindón", y por Poo a Arenas para recoger el Ribeles y poco más abajo se entrega al Cares. Viene éste desde Posada de Valdeón, en la montaña leonesa, entra en Cabrales por el canal de Trea, pasa por hondo lecho entre Ostón y Amuesa, llama al Bulnes por bajo de Maín, recibe al Tielve más debajo de Camarmeña y sigue rugiente y apretado hasta Llas para continuar enriquecido al entrar por los valles de Peñamellera.

Como se ve, se trata de una región en extremo montuosa, áspera y desigual, que, a cada paso, se ofrece al viajero para objeto de variado estudio.

A la margen izquierda del Cares, entre Arenas y Camarmeña, y al pie de un elevado peñasco, brota una fuente de aguas termales, que únicamente puede observarse durante el estío, pues en lo restante del año está cubierta por las aguas de aquél.

Las montañas peñascosas y cumbres más elevadas son guarida de osos, lobos, cerbatos, zorras y gatos monteses, y hay abundancia de robecos, cabra montés de mayor tamaño y más ligera que la común, a la cual los naturales llaman mueyo. 1.

Los cerros más bajos y montes de los pueblos están poblados de corpulentas hayas, como en Caoro (de Arenas y Tielve); Camba (de Tielve, Arenas y Sotres); Monte-Maín, Vega-Tielve y Tefuca (de Tielve); Cerezal (de Arenas); y Pandébano (del concejo); y hay tejos y plátanos, criándose en partes más bajas robles, como en Cobrerizo y Toncobre (que son del ayuntamiento) encinas, castaños, nogales y tilos; árgomas en las Pandas, Bajuras y Lomas (del municipio); 2. y por varios puntos hay mucha variedad de plantas medicinales y de arbustos, entre los cuales merece citarse el capineta, cuya corteza cocida sirve para teñir las lanas de amarillo.

La formación geológica es de caliza de montaña y terreno carbonífero con abundantes minas de cobre, plomo, manganeso, níquel y cobalto, calamina, blenda y azogue, objeto de antiguos trabajos, que ahora se restablecen por grandes empresas con importantes proyectos en la aplicación de energía eléctrica y explotación según los últimos adelantos. En algunos parajes se encuentra también carbón de piedra, jaspe encarnado y de otros colores, y abundante almagre.

Las tierras son fértiles y abundantes las variadas producciones, que son las generales de nuestros países montañosos; pero no son suficientes para el consumo de la población, que impone, por lo tanto, la importación de diferentes productos. Se cría mucho y buen ganado vacuno, lanar y cabrío, y hay bastante caballar y de cerda. Los ríos dan abundantes truchas y anguilas. La industria está en mantillas, reducida a molinos harineros y a los abandonados telares de sayal y lienzos ordinarios; pero el indicado renacimiento minero hace pensar en una nueva vida del concejo. El ramo más notable de su industria es la elaboración del renombrado queso de Cabrales, de mal olor pero de gusto exquisito, picante y mantecoso, parecido al del famoso y análogo francés de Rochefort; de día en día se mejora su preparación y elaboración naturales en las aseadas y limpias cabañas para evitar su fermentación y podredumbre, en que se puebla de gusanos. El rendimiento es grande, porque es un queso muy solicitado dentro y fuera de la provincia, donde apenas tiene similar la leche de las vacas de Cabrales, alimentadas en riquísimos y aromáticos pastos. Son antiguas las ferias de Carreña en 8 y 9 de junio, en 31 de agosto y 1.º de septiembre, y los mercados semanales de los viernes.

Las comunicaciones en Cabrales son muy deficientes. La parte más importante del concejo y su valle principal están cruzados de este a oeste por la carretera del Estado de Cangas de Onís a la de Palencia y Tinamayor, entrando en el concejo por Onís, como ya dijimos, y saliendo por Peñamellera. Los otros caminos y sendas municipales son empinados, abruptos y por tanto peligrosos; y, entre estos, es muy principal el muy antiguo que viene de la Liébana principiando en el puerto de Áliva y loma del Toro, sigue a Sotres y no lejos de Tielve, que deja a la izquierda, atraviesa el puerto de Era, luego los ríos Cares y Casaño y empalma en la carretera, cerca de Arenas. Por el estilo son los otros caminos que van a los diferentes pueblos, si bien Puertas ya lo tiene más fácil y cómodo.

La extensión superficial de Cabrales es de 228 kilómetros cuadrados; la población es de 3.825 habitantes; la capital es Carreña con 435, y allí está el ayuntamiento, compuesto de doce concejales. El presupuesto pasa de 23.000 pesetas y, entre sus gastos figura el sostenimiento de cuatro escuelas elementales y diez incompletas en locales que dejan bastante que desear, aunque algunos son debidos a benéficos fundadores particulares; y la tributación al tesoro público pasa de 32.000 pesetas. Pertenece al distrito de Llanes para la elección de diputados a Cortes y al de Llanes-Cangas de Onís para diputados de provincia.



Por último, el concejo y arciprestazgo de Cabrales consta de nueve parroquias: Santa María de Arenas y su filial San Pablo de Arangas; Santa María Magdalena de Berodia y su filial Santa Cruz de Inguanzo; San Martín de Bulnes y su filial San Pedro de Camarmeña; San Andrés de Carreña y su filial San Miguel de Asiego; Santa María Magdalena de Poo; San Roque de Prado; Santa Eulalia de Puertas; San Pedro de Sotres y San Cristóbal de Tielve.

En la gente de Cabrales, inteligente, despierta y viva, se advierten rasgos de pueblo vigoroso. Sus costumbres son puras; el ejercicio principal, el pastoreo sobre los puertos. El trato, fino y hospitalario; el carácter alegre, manifiesto en reuniones y bailes, en romerías y en la ofrenda a los santos, bailando con agilidad y elegancia el agitado pericote. Es de notar en el centro, particularmente en Arenas, el baile del corri-corri, peculiar de este pueblo. Al son del pandoiro, término medio entre la pandereta árabe y el tamboril vasco, el gallardo mozo baila delante de varias jóvenes, que semejan huir mientras él las persigue hasta que las deja, ya fatigado, mientras ellas tornan a buscarle y comienza el baile, todo esto entre saludos, ceremonias y muestras de galante culto a la mujer.

No tenemos espacio para compendiar otras costumbres, como las ofrendas fúnebres, por ejemplo. La familia del muerto ofrece al pobre cura de la montaña en el día del enterramiento cuatro tortas de pan y medio cabrito, y más tortas y unas monedas de cobre por tristes oficios de aquellos días; una cantidad mayor o menor, siempre modesta, por los responsos o lamentaciones dominicales, o bien una torta de pan y huevos cada domingo. También los amigos del difunto, que asisten al entierro, llevan panes en una cesta cubierta por negro paño.

Descripción y bibliografía de los Picos de Europa

Los Picos de Europa, llamados así porque los navegantes al Cantábrico ven de lejos como primeras estas alturas del viejo continente, han sido objeto de interesantes y recientes estudios franceses:

Aux Pics d'Europe (Pyrénées cantabriques) por M. Paul Labrouche et le comte de Saint-Saud. (Paris, 1894).

Pics d'Europe (Pyrénées cantabriques) conférence, etc., por le comte de Saint-Saud (Bordeaux, 1894).

Les picos de Europa (monts cantabriques). Étude orographique (1890-93) por le comte de Saint-Saud et M. Paul Labrouche, partie cartographique et calculs par le colonel Prudent. (Extrait de l'Annuaire du Club Alpin Français, 20.° volumen, 1893) (Paris, 1894).

Pyrénées asturiennes et pics d'Europe por Paul Labrouche et le comte de Saint-Saud. (De la Revue des Pyrénées), Toulouse, 1895.

De Oviedo a Santander par le comte de Saint-Saud (De l'Annuaire du Club Alpin français) (Paris, 1895).

Etat de la cartographie dans le nord de l'Espagne en 1895 por le comte de Saint-Saud (Bordeaux, 1896).

Los Picos de Europa forman un paralelógramo de 50 kilómetros de largo por 20 de ancho, término medio, y están cortados profundamente en tres partes: por el Sella al oeste, por el Cares en el centro, y por el Deva al este El Cares recibe como afluente al Duge, engrosado por el Soges y Tielve, que forma una cuarta depresión, también profunda, que principia en la mitad de los mismos Picos de Europa y no en la cordillera Cantábrica como las otras. Estos cuatro desfiladeros marcan tres grupos distintos: al oeste el de las Peñas de Covadonga, entre el Sella y el Cares; en el centre de las Torres o Tiros de los Urrieles, entre el Cares y el llamado Duge por monsieur Saint-Saud; y al este de los picos de Andara desde el Duge al Deva.

Sobre el Pico de los Urrieles (2.600 metros sobre el nivel del mar) está el punto de conjunción de Oviedo, León y Santander, cerca de las penas llamadas recientemente Tiros del Rey por afortunada cacería de Alfonso XII. Cerredo, de casi imposible acceso, es el más alto de los Picos de Europa (2.642 metros sobre el nivel del mar), Cabrones (2.566), Salbo (2.417), Pico de los Boches (2.590), Moñas (2.060), Peña Castel (2.441), Pandébano (1.240), Escarmellado (2.136), etc., etc.

Para el estudio de esta altísima región y de sus riquezas mineralógicas es trabajo interesante y de gran mérito el del sabio ingeniero español don Casiano del Prado: Apuntes acerca de los criaderos de calamina y blenda situados en los Picos de Europa y de la explotación que de los mismo hace la Sociedad minera "La Providencia" (Madrid, 1879). Otro inteligente ingeniero, don Marcial de Olavarría, gran conocedor de estas alturas, tiene también estudios y exploraciones de estas montañas muy notables.



1. Véase Madoz, Diccionario geográflco, estadístico e histórico; artículo "Cabrales".^
2. Estos montes públicos figuran en el catálogo de los exceptuados por razones de utilidad pública formado en cumplimiento de la Ley y Real Decreto de 1890.^



www.concejodecabrales.com

Compartir: